Canal RSS

Que se joda la niña de Rajoy

1499538_726713534007881_1860630769_n

J. Magalló/ Los bancos de alimentos alertan de falta de género ante la avalancha de personas necesitadas que solicitan ayuda porque el hambre les aprieta. En este estado de carestía, la Cruz Roja se permite el lujo de rechazar comida porque procede de una asociación cannábica.

Antes que atender personas, la Cruz Roja estigmatiza. De enfermos sin diagnóstico o delincuentes sin víctimas, la ONG (que cobrará 67 euros por bolsa de sangre que done gratuitamente cualquier ciudadano) no quiere ni agua, aunque haya sedientos y el agua esté embotellada, precintada y porte recibo de compra. 

Que se joda la niña que ayer imaginó Rajoy si hoy está mal alimentada. La ayuda que le presta una asociación cannábica procede de dinero que ha tributado todo. Eso penaliza y no hay galleta para la chiquilla.

El alimento que la caridad oficial homologa para vender su bondad de cartón piedra es aquel cuya donación da beneficios a los donantes (multinacionales), que, entre otras ventajas, obtienen el privilegio de pagar menos impuestos (1). Menos que hay después para los presupuestos de bienestar social, sanidad y educación.

Y mientras se muere de hambre y de frío la niña de Rajoy, la FAD, con capital del Banco de Santander (vinculado con el blanqueo de dinero del narcotráfico y a quien le facilitamos préstamos al 1% para que nos los dificulte al 5% y se lo impida a empresas y particulares a más del 10%), sin que tenga que demostrar su procedencia, crea un centro de “estudio e investigación sobre la realidad juvenil y las dificultades a las que actualmente se enfrentan” los jóvenes (2).

Si la infeliz niña de Rajoy sobrevive a la adolescencia sabiendo leer y contar, cuando descubra que no le daban de comer porque se gastaban el dinero en vivir bien y estudiar cuál era su problema, va a tener sentimiento encontrados. Por un lado se masturbará pensando en volar coches oficiales y por otro descubrirá drogas ilegales que, siendo útiles para aliviar su dolor, enredarán todavía más su puta vida por el hecho de estar prohibida su venta.

Para ayudar a la joven no hay dinero, pero sí para confundirla y reprimirla, de lo cual hacen negocio quienes prohíben y se posicionan contra la legalización. Por cada menor de 18 años que ingresa en un centro de menores, hay 3.800 euros mensuales para que distintas fundaciones sin ánimo de lucro, tan presunto como sospechoso, mantengan a raya a la desgraciada a base de palos o benzodiacepinas (3).

No lo tienen mejor Los niños de Gallardón. Toca joderse, al fin y al cabo si hay algún tipo de democracia en este país es porque la toleran los fascistas, no por conquista social alguna.

(1) Fundación Privada Banco de Alimentos: ¿ayuda a los pobres o tapadera de los ricos?

Los Bancos de Alimentos y el Opus Dei

(2) Su Majestad la Reina preside la firma de un convenio de la FAD con Banco Santander y Telefónica

(3) El lucrativo negocio de los centros de menores

Artículos relacionados:

El PP precinta el Banco de Alimentos de Tetuán en navidad

Madrid y Cruz Roja firman el convenio que pone precio a la sangre

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: