Canal RSS

Cultivando “analfumetas” y represión

Publicado en

analfumetaJ. Magalló/ A los consumidores y cultivadores de cannabis les interesa una información clara y un lenguaje preciso para estar en condiciones de tomar decisiones adecuadas para avanzar en la solución a sus problemas. Una información ambigua y un lenguaje caprichoso puede tener consecuencias como un aumento en la represión y la desactivación de fuerzas sociales.

Durante 2013, la FAC y la revista Soft Secrets vincularon al tráfico de drogas a un conjunto indefinido de clubes de consumidores, protegiendo el nombre de las asociaciones que presuntamente ocultan actividades delictivas y exponiendo a la sospecha pública a la mayoría de organizaciones que hay en el país (1). La proyección de esa imagen, elaborada en principio por el discurso prohibicionista, sirve de pretexto para aumentar la represión sobre clubes y cultivadores. 

En agosto, la Fiscalía General dictó una Instrucción para perseguir clubes en concreto y cultivos personales en general, proponiendo sanciones económicas si no se descubre ningún delito. A finales de año, el Gobierno anunciaba el anteproyecto de ley donde se contemplan las cuantías de las multas por cultivar a partir de la primera planta. Clubes y cultivadores estarán más desprotegidos. Si bien la FAC y la revista Soft Secrets no son los culpables en exclusiva, sí tienen su cuota de responsabilidad.

A los consumidores y cultivadores de marihuana se les acosa porque su venta está prohibida. El problema es que está ilegalizada. La solución es su legalización, como sostiene Araceli Manjón, quien fue directora del Plan Nacional de Drogas, magistrada de la Audiencia Nacional y que es profesora de derecho penal de la Universidad Complutense de Madrid. La FAC y la revista Soft Secrets, sin embargo, no son partidarios: prefieren que la venta de cannabis siga prohibida y, por consiguiente, que el problema persista.

Para ello, tanto federación como publicación, falsean la realidad y desvirtúan el lenguaje básico sobre política de drogas, de manera que cualquier intento de aunar posturas resulte infructuoso. Representando una realidad imaginaria, las probabilidades de su público de incidir positivamente en el mundo real se reducen al mínimo mientras que las posibilidades de influir negativamente aumentan de modo exponencial.

Según Soft Secrets, el Código Penal se aplica sobre el “autoconsumo” y el “autocultivo” de cannabis. Así que anima a su público a reclamar su despenalización. Esa realidad es falsa, aunque desde Soft Secrets se insiste en hacérselo creer a quien lo pone de manifiesto. Lo hace “para hacernos entender, para pedir que no se nos aplique el Código Penal” por consumir o cultivar para uso propio. Le es indiferente que sus palabras tengan o no significado, obtiene el aplauso de quienes se han cultivado en el “analfumetismo”, inconscientes (en el mejor de los casos) de cuál es su problema como consumidores o cultivadores.

Los “analfumetas” le concederán mayor ovación al secretario de la FAC cuando declara a teinteresa.es que en Holanda “se ha legalizado la venta de marihuana sin una regulación previa del cultivo” y que por eso “el mercado termina en poder de las mafias” (2). La realidad que transmite no coincide con los hechos. Holanda reguló la venta de marihuana en la década de los setenta sin legalizarla, tolerándola (sin dejar de prohibirla), a la espera de que otros países se animaran a enfrentarse a una legislación internacional contraproducente.

Según el secretario de la FAC, Uruguay y el Estado de Colorado primero han regulado el cultivo, la venta y el consumo, para después legalizar el producto. De nuevo, la información es fraudulenta. Colorado legalizó a finales de 2012, durante 2013 elaboró los criterios para regular la legalización y desde el primer día de 2014 es posible comprar legalmente marihuana. En Uruguay, la legalización es más reciente, del 2013, y la regulación se está elaborando, no ha sido al revés.

Además de aportar datos corruptos, la FAC y Soft Secrets incorporan ruído semántico al debate sobre política de drogas, dificultando la comprensión del problema, ahondando en la distorsión del significado de conceptos básicos para tratar la cuestión y educando a sus miembros y público en un “analfumetismo” de grado superior, sin importarles el riesgo al que les exponen, el mayor de los cuales es la ausencia de cohesión entre personas que sufren la misma represión, imposibilitando la fuerza que resulta de la unión.

Enlaces:

(1) Asociaciones, tráfico de marihuana y Ministerio del Interior.

(2) Delegado del Plan Nacional sobre Drogas: “Obama banaliza el consumo de marihuana y va en contra de sus propios estudios sobre esta sustancia”.

Anuncios

Un comentario »

  1. Pingback: Se busca tapadera de traficantes entre clubes cannábicos | Marihuana Blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: